lunes, 3 de febrero de 2014

Objetos perdidos

Bueno, así que había un paraíso nomás….
Lo del túnel y la luz al final o era mentira o no se acordaba.  Tenía recuerdos un poco vagos de su familia cuando estaba en el hospital pero todo estaba confuso, incluso tenía que hacer un esfuerzo para recordar su nombre.
Se sentía increíblemente bien, el lugar parecía salido de un libro de cuentos, era como un gran parque con árboles, caminos hechos de pasto más corto que le recordaron los distintos niveles de corte de las canchas de futbol. Se le ocurrió que si aquí estaban los difuntos de su equipo preferido...quizás se viera un “picado” lleno de glorias.
A raíz de ese pensamiento fue que por primera vez tomó conciencia de su cuerpo. No era un alma flotando ni nada más etéreo, era de carne y hueso, era tal cual había sido en vida. Su única vestimenta era una túnica suave y liviana de un color beige.
Obviamente tenía muchas preguntas para hacer pero no veía a nadie con quien hablar.
Comenzó a caminar, estaba seguro que en algún momento iba a encontrar a alguien o algo que le diera alguna pista de cómo funcionaban las cosas.
Luego de un buen rato andando comenzó a ver movimiento de gente, o como fuera que ahora se llamaran. Estaban a una distancia lejana aún pero veía a varias personas interactuando.
Sintió ganas de orinar y se puso detrás de un árbol para hacer sus necesidades. Se levantó la túnica y el mundo se le cayó encima…NO TENÍA PITO!!!!!!!!!!!!!!!
Parecía una Barbie!!!!! Estaba completamente liso, ni siquiera las bolas le habían dejado!!!!!!!!!
Qué clase de paraíso era este???? CÓMO IBA A IR POR AHÍ SIN PITO?????!!!!!!!!???????
Sin duda que algo debía estar mal, se le habría caído en el famoso túnel..y si se le había enganchado en algo y se lo había arrancado?? No, eso no podía ser, estaba todo impecable por ahí, lisito lisito…la curiosidad lo hizo seguir hurgando un poco más….TAMPOCO TENÍA CULO!!!!!!!!!!!!!
Se desmoronó totalmente.  Se sacó la túnica y se dio cuenta de que era igual igual a Ken, el novio de Barbie. No tenía un solo pelo y no recordaba haberse hecho nunca una depilación láser; su piel parecía plastificada, donde debería estar  el pene era como una pelvis de mujer.

-Ah no, obviamente esto es una equivocación, me mandaron al cielo de los muñecos no de las personas, esto no puede quedar así alguien me tiene que devolver mis partes!!!

                                                       ****************************

-Buen día Señora…
-Buen día, bienvenido!
-Gracias, soy nuevo por aquí, no conozco mucho
-En realidad no tan nuevo, si estás aquí hace al menos cincuenta años que dejaste la otra vida
-50 años??
-Algo así, calculando en tiempo de vida terrenal
-Y esto es el Paraíso?
-Llamalo como quieras, aquí los nombres no importan
-Y quien dirige este lugar?
-Dios, o como le hayas llamado en tu vida anterior, te insisto, aquí no importan los nombres
-Y que es lo que importa en este lugar?
-Descansar, reflexionar, prepararnos espiritualmente para volver a nacer. Buscar la perfección del alma.
-Hablando de perfección…a mi alguna cosa se me perdieron cuando venía para acá
-No entiendo, aquí no hay nada para perder
-No estoy de acuerdo, a mí me faltan algunas partes del cuerpo
-Aah, ya entiendo…

La mujer se levantó la túnica, más clara que la suya,…Y ERA IGUAL QUE ÉL!!!!!!!  NO TENÍA TETAS NI PELOS POR AHÍ ABAJO…ERA BARBIE Y EL ERA KEN!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

-Pero esto está muy mal!!!!!!!
-Nada está mal, así deben ser las cosas
-Pero nos faltan pedazos de cuerpo, no estamos completos!!!!!
-El cuerpo es un tema terrenal, no hace falta en este lugar, no tenemos necesidades, no tenemos hambre, frío, calor, deseo, nada. Nuestro cuerpo actual es un mero formalismo para sentirnos más cómodos y acordes con nuestra antigua apariencia
-MAS CÓMODOS LAS PELOTAS!!!!! QUIERO MI PITO Y MIS BOLAS DE VUELTA!!!!!!!!!

Ella sonrió y se incorporó

-Creo que sé con quién deberías hablar
-Al fin!!!
-Detrás de aquella arboleda está…bueno, digamos que el encargado del parque
-Le agradezco muchísimo señora

                                               *****************************

Se imaginó que sería una especie de San Pedro, larga barba y muchas llaves. Sin embargo la persona que estaba sentado sobre una roca mirando el horizonte parecía no tener más de veinte años y su túnica era de una blanco tan puro que parecía emitir destellos de luz.

-Hola!
-Hola
-Me dijeron que usted es el encargado por aquí
-Si te gusta llamarme así no hay problema, acá los nombres no importan

Se estaba empezando a cansar de ese discursito

-Sí, creo que me gusta llamarlo encargado. La cosa es que hace un rato que ando caminando y descubrí que cuando me morí perdí algunas cosas
-No me parece que te falte nada
-Bueno, tengo puesta la túnica pero hay partes de mi cuerpo que no están
-Lo que no está es porque en esta existencia no es necesario
-Esas partes las quiero siempre conmigo esté donde esté. No hay alguna caja con objetos perdidos donde pueda buscar? Estoy seguro que alguien las encontró y las debe haber dejado por si las reclamaban
-No, no hay ningún cajón de objetos perdidos, nadie perdió nada y las cosas están como deben estar
-NO, NO ESTÁN NADA BIEN, NO QUIERO ESTAR EN ESTE MUNDO NI EN NINGÚN OTRO SIN MI PITO Y MIS BOLAS!!!!!!!!!!!
-Tan importante son para ti los genitales?
-SI, ES LO MÁS IMPORTANTE!!!!!!
-Entonces llegó tu momento de renacer….


Y una hermosa ladillita de 0.001 gramos vino a este mundo 

jueves, 30 de enero de 2014

Simple

El suicidio parecía la única salida. Tanta angustia, tanto dolor, no dejaban lugar a opciones. Por otra parte tenía dudas de si estaba vivo ahora o si este era el purgatorio y la muerte la verdadera existencia. 
Siempre había querido creer que existía algo más, pero no por fe, simplemente por miedo, el mismo miedo a vivir que había sentido desde que había nacido.
Había fracasado en todo, amor, amistad, trabajo, deportes  y cuando parecía que algo e iba a salir bien no era más que una farsa, una obra mal representada con la que engañaba a algunos pero fundamentalmente a si mismo.
Ya no recordaba cuando comenzó a mentir, quizás de niño o tal vez de adolescente. No importaba, una vez 
que se empieza ya es imposible parar. La mentira comienza como un recurso, un lugar seguro donde protegerse y finalmente se convierte en una forma de vida  donde solo queda vergüenza, asco  y confusión.
Hasta ahí había llegado, y más.
Dios, el diablo, mamá, papá, el amor, el dinero muchas cosas en que intentar creer, pero ninguna le daba resultado, porque al final siempre estaba él , viendo lo que no existía ,  lo que no era, su asesino y su víctima, y
el dolor por encima de todo.
Era entonces el momento perfecto, no importaba su familia, ellos sobrevivirían sin él, ella era una buena mujer
que siempre le justificaba sus errores, su hija que cada día se parecía más a su propia madre, y su hijo, bueno, 
ni siquiera era su hijo.
Todo estaba a pedir de boca, sólo era decisión, no pensar y hacer, tener el valor al menos por esta vez de ser honesto consigo mismo.
Había decidido colgarse porque le parecía limpio y silencioso, simplemente unos gorjeos, por la falta de aire, 
que nadie escucharía. En cuanto a la impresión que se llevarían los demás cuando lo encontraran ya no era 
asunto suyo, demasiado tiempo pensando en el que dirán.
Pasó la cuerda por encima del pretil y se quedó quieto por un momento. Le impresionó ver el lazo, el nudo 
firme, el banco bajo el péndulo liberador..era como lo había imaginado, solo faltaba  su cuerpo colgando para completar el cuadro perfecto, una ecuación planteada con solución a la vista.
Se subió y tomó la cuerda. Era gruesa y áspera, dudó, sería así la muerte o dulce como la soñaba?
Sabía que en ese momento iba a flaquear, ya lo había calculado, y por esta vez, por esta única vez supo lo que tenía que hacer. Paradojicamente la cercanía de la muerte nos hace sentir mas vivos.
Puso su cabeza en el lazo y respiró profundo. Nunca había sentido el aire tan fresco, era realmente agradable. Pensó que si hubiera tomado más riesgos...ya no era lo suyo.
Pateó el banco e instintivamente se aferró a la cuerda con las dos manos; sintió el golpe  en su garganta… simultaneamente el ardor en su cuello!... y tuvo miedo…más del que nunca había sentido. Pensó en todo y en todos, su cabeza se llenó de imágenes y arrepentimientos sin esperanza, cada vez más lento…más lento…más lento…

Su último pensamiento fue  que había llegado de noche al paraíso.